Actualidad

Cuando el arte y emprendimiento se transforman en una nueva marca de ropa peruana

Taryn Trucios

En esta época de pandemia, a muchos les tocó reinventarse y descubrir o destacar los talentos y habilidades que en otros momentos no daban importancia. Es el caso de Taryn Trucios Kleiman, marketera de profesión, quien jamás imaginó que el arte "oculto" que tenía, le permitiría crear su propia empresa.

Taryn siempre se dedicó a estudiar diferentes carreras, por años se dedicó a la fotografía, al marketing, gestión comercial y al mundo inmobiliario, pero pocas veces demostró el gran talento que tiene por el dibujo. En reuniones familiares o con amigos, cuando se sentía inspirada, dibujaba de forma caricaturizada, algunos personajes o momentos que quería plasmar en un papel. Hoy en día, lo hace de manera profesional, para estampar su arte en la marca de ropa que decidió crear para hacerle frente a los efectos de la cuarentena.

"Creo que de todas las situaciones hay que sacar algo positivo. Lo que me toca destacar de esta pandemia, es que me animó a crear algo propio, a creer en mí, en mi talento, en mi arte, por lo cual ahora tengo grandes sueños con mi marca propia", comenta la joven.

El objetivo de esta emprendedora peruana, es ofrecer un estilo de ropa diferente, poniendo principal importancia en los colores de las prendas, ya que asegura que en estos momentos donde muchos se encuentran deprimidos o algo mal humorados por la situación que nos toca vivir inesperadamente, necesitamos de alguna manera ponerle color a nuestros días. "El hecho de usar una prenda con un color diferente, fuerte y alegre, puede cambiar nuestra actitud y nuestro día puede tomar otro rumbo", expresa con entusiasmo.

Lo particular del arte de Taryn es que dibuja y caricaturiza, con una pizarra y plumón, imágenes personalizadas de series y películas de moda, de fotos familiares o del personaje de nuestra preferencia, de una manera singular. Los dibujos de esta artista nata no tienen rostro, por lo tanto, apreciaremos en su arte las siluetas sin rostros que captan la esencia de sus personajes. "Siempre me gustó este estilo, muchos me han pedido que haga dibujos con los rostros completos, pero no los realizo porque no es mi inspiración", explica Taryn.

Como toda emprendedora en sus inicios, se ha tomado el tiempo de estudiar y analizar el mercado, lo cual le ha permitido conocer más sobre este rubro que emprendió, asegurando que hoy es toda una experta en el ámbito textil. "Mi objetivo desde el inicio era ofrecer un producto de calidad, pero muchas veces encontramos proveedores que solo quieren lucrar y no les importa realizar un buen producto. Por eso decidí comprar mi propia máquina de estampado, que me permite ofrecer en mis prendas una calidad al estilo europeo. Mi marca no solo vende una prenda, vende arte", destaca.

Todo el talento de esta joven peruana se puede apreciar en su página web https://taryn.pe y en sus redes sociales. El reparto es gratuito en algunos distritos y, en muchas ocasiones, ella misma realiza las entregas para conocer la opinión de sus clientes.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.