Economía

Los hombres tienen 27% más Progreso Social que las mujeres en el Perú

La brecha a favor de los hombres se ha incrementado 1% en los últimos tres años.

La desigualdad entre hombres y mujeres en las regiones del Perú viene siendo medida desde hace dos años por el Think Tank de CENTRUM PUCP con la finalidad de reconocer, desde una visión amplia de la realidad regional; la situación actual del acceso a los recursos por parte de mujeres y hombres en las dimensiones de Educación, Salud, Autonomía y Oportunidades.

Esta investigación reveló un resultado preocupante, así como una llamada de alerta con relación a los esfuerzos por la búsqueda de igualdad entre mujeres y hombres, según el progreso social identificado en las 26 regiones del país. Los últimos datos analizados del índice indican que el progreso social de los hombres es 27% superior al de las mujeres.

Hay que considerar que esta brecha a favor de los hombres se ha incrementado 1% en los últimos tres años, evidenciando un resultado contrario a los esfuerzos que se realizan por lograr la igualdad, sobre todo en aspectos como la educación, salud, autonomía y oportunidades. Estos aspectos dan forma a las dimensiones que componen el Índice del Progreso Social de la Mujer y el Hombre en las Regiones del Perú.

Las cinco regiones con menor desigualdad de género en las cuatro dimensiones son Piura, Ucayali, Loreto, Lima Metropolitana e Ica. Este estudio también concluye que las regiones de la sierra son las que presentan más diferencias entre hombres y mujeres: la región con mayor desigualdad de género es Apurimac (21,6 puntos de diferencia).

La directora del Centro de Liderazgo Socialmente Responsable, Mujer y Equidad, Beatrice Avolio; comentó sobre los resultados que "En términos de Perú y en una escala del 1 al 100, las mujeres del país no superan los 50 puntos: el mayor nivel obtenido en la escala es Bajo y el menor nivel obtenido es Extremo Bajo. Mientras que, para los hombres, 11 regiones sí superan los 50 puntos, a diferencia de lo visto en las mujeres; el mayor nivel obtenido para ellos es el de Medio Bajo y no tienen regiones que se ubiquen en el nivel Extremo Bajo".

Los resultados del índice revelan, asimismo, que un mismo entorno no necesariamente propicia la misma calidad de vida para los hombres y las mujeres. Esto muestra que las regiones líderes en progreso social para las mujeres son distintas que aquellas para los hombres.

Partiendo de una escala de 0 a 100, en la última edición, las regiones que obtuvieron los puntajes más altos en el índice de progreso social de las mujeres fueron Ica (48.5) y Lima Metropolitana (47.9); mientras que, en el índice de progreso social de los hombres fueron Moquegua (59.9) y Arequipa (59.2). En Educación, la región donde las mujeres están mejor es Lima Metropolitana (56,3 puntos de progreso social); sin embargo, no están tan bien como los hombres en la región en la que éstos registraron el mejor puntaje (58,6 puntos).

En la dimensión Salud a nivel nacional los hombres registran un progreso social de 42,4 puntos; mientras que, las mujeres un 39,7. En ambos géneros, la región en la que están mejor en cuanto a salud es Ica.

Pero las dimensiones en las que estas brechas de género son mucho más marcadas son Oportunidades y Autonomía.

A nivel nacional, el progreso social en Autonomía, por su parte; las mujeres son más autónomas en la región Callao (42,2 puntos), más de 34 puntos por debajo del puntaje alcanzado por los hombres en Moquegua (76,4 puntos). En oportunidades a nivel nacional se registra 48,8 puntos, más de diez puntos por encima del progreso en oportunidades de las mujeres, que alcanza 37,4 puntos.

Esta información permite crear políticas más claras que tengan como objetivo promover el empleo adecuado de las mujeres a través de la creación de plataformas y programas que busquen capacitarlas e insertarlas en el mercado laboral con la colaboración del sector privado y, además, se traduzcan en autonomía económica y gestión del tiempo.

También se concluye, gracias a este estudio, que es necesario reformular los Planes Sectoriales y Regionales tomando en cuenta la inclusión de los indicadores de género principalmente en los temas de Educación, Salud y Empleo.

En él también se recomienda priorizar las condiciones laborales tanto para las mujeres como para los hombres en todas las regiones de la Sierra y Selva, con el objetivo de disminuir la concentración hacia la capital y regiones costeras y, de manera urgente, fortalecer los Centros de Apoyo a la Mujer en las regiones que presentan bajo nivel de progreso social como Cajamarca, Apurímac, Huancavelica y Ayacucho.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.