Economía

¿Qué hacer si llenas el Libro de reclamaciones y no te hacen caso?

Indecopi da consejos por si no funciona el Libro de Reclamaciones

El Libro de Reclamaciones es una herramienta que facilita la solución de los reclamos de los consumidores. Pero ¿qué sucede si la empresa proveedora no responde un reclamo que el consumidor registró o si este no está de acuerdo con la respuesta dada?

El Indecopi explicó que, al presentar un reclamo a través del Libro de Reclamaciones, el consumidor está comunicando su insatisfacción por el producto adquirido o el servicio contratado, y la empresa proveedora está obligada a responder en un plazo máximo de 30 días calendario. Si no se recibe una respuesta, el ciudadano puede acudir al Indecopi.

Asimismo, precisó que, si el consumidor presenta una queja, está informando al proveedor de su disconformidad por la atención recibida. En este caso de la queja, el proveedor no está obligado a responderla, pero debería ser tomada en cuenta por el proveedor para mejorar su servicio y satisfacer mejor a su clientela.

A continuación, algunas recomendaciones para saber qué hacer después de presentar un reclamo en el Libro de Reclamaciones:

• Una vez registrado el reclamo se debe exigir una copia de la hoja de reclamación, y el proveedor deberá brindar una respuesta en un plazo de 30 días calendario. Este plazo no es aplicable a una queja.

• Si la respuesta es positiva, entonces concluye la controversia, pero si no le responden en el plazo o si desestiman su reclamo, el consumidor puede acudir al Indecopi.

• En caso decida recurrir al Indecopi, puede presentar un reclamo de manera gratuita o presentar una denuncia, pagando la tasa respectiva. En cualquiera de los dos casos, debe adjuntar los documentos que comprueben que compró el producto o contrató el servicio, como, por ejemplo: boletas de venta, recibos, contratos, folletos o publicidad, entre otros.

Andina

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.