Economía

Cinco consejos para aumentar tu patrimonio personal

Kim Kiyosaki da las siguientes recomendaciones

A la mayoría de personas no les alcanza lo ganan por lo que es una necesidad aumentar los ingresos con otro trabajo, ahorrando o administrando mejor su dinero.

Kim Kiyosaki, la cotizada conferencista internacional, emprendedora, inversionista y autora del bestseller, Mujer Millonaria, uno de los 50 libros de finanzas personales mejor vendidos de todos los tiempos, brinda recomendaciones para hacer crecer el patrimonio personal.

Kim llegará a Lima el próximo 29 de setiembre para la charla magistral "Un entrenamiento de libertad financiera exclusivamente para mujeres" en el Westin Lima Hotel, a continuación, sus recomendaciones:

1. Páguese primero

Antes de gastar tu sueldo, separa al menos el 10% para ahorrar y/o invertir. Ese dinero se incrementará en el tiempo y podrás utilizarlo para futuras inversiones en activos, es un hábito de riqueza.

Separa otro 10% para donar a una causa benéfica. Si tienes deuda mala que necesitas pagar, usa otro 10% para pagar tus deudas y vive con el restante 70%; una vez que no tengas deudas, podrás invertir más del 10%.

2. Vive dentro de tus posibilidades (¡así puedes aumentar tus posibilidades!)

Elabora una lista de todos tus gastos y deudas (hipotecas, tarjetas, víveres, colegios, seguros, etc.) para que todo esté organizado.

Gestiona tus gastos de manera que estén muy por debajo de tus ingresos. Crea un presupuesto y síguelo.

Piensa en qué tipo de valor duradero te proporcionarán sus compras. Busca maneras menos costosas para entretenerte y "prémiate" a ti mismo por todo tu trabajo duro.

Aunque tu objetivo final es aumentar tus posibilidades y vivir un estilo de vida más extravagante financieramente, sólo podrá darse ese estilo de vida después de comprar los activos que te den ingresos pasivos, ese flujo de efectivo mensual de tus inversiones.

Guardando ese dinero para invertir de modo que puedas aumentar tus posibilidades en el largo plazo sólo será posible si vives dentro de tus posibilidades en el corto plazo. No uses tu fondo de inversión para cubrir gastos o deudas, deja que la presión te vuelva creativo.

3. Deja de acumular deudas malas

Conoce la diferencia entre la deuda buena y la deuda mala, y aléjate de la deuda mala. La deuda buena pone dinero en tu bolsillo, la deuda mala sólo aumenta tus gastos.

Si utilizas la deuda para comprar bienes raíces con un poco de flujo de efectivo, es deuda buena.

Si has comprado ese nuevo televisor de alta definición a crédito porque no tienes suficiente dinero en tu cuenta bancaria, eso es deuda mala. (Ni siquiera podrías vender el televisor por el mismo precio que pagaste).

Date cuenta de que incluso la deuda buena puede traer problemas si algo en tu situación cambia y no puedes hacer los pagos necesarios. ¿Qué pasaría si tuvieras de repente gastos inesperados o una pérdida de ingresos? Es una buena idea tener de 6 a 12 meses de reservas para cubrir esas emergencias y protegerte frente a demasiado apalancamiento.

4. Determina tu deuda más baja y págala primero

Determine un orden para pagar cada deuda. Comienza pagando la más baja primero y paga el mínimo en las demás deudas. No incurras en deudas adicionales.

Una vez que hayas cancelado esa deuda enfócate en la siguiente. Continúa con la siguiente deuda y así sucesivamente.

5. Invierte en tu educación financiera

Si no entiendes cómo manejar correctamente tu dinero por ti mismo, siempre estarás a merced de personas que si saben… o peor, de personas que no saben.

Si estás invirtiendo, necesitas entender inversión… obtenido de algún tipo de educación antes de empezar, y empezar con algo chico e ir aprendiendo sobre la marcha.

Andina

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.