Economía

9.91 millones de adultos cuentan con algún producto o servicio financiero

Imagen referencial.

El buen desempeño y la competencia en el sistema financiero, aspectos enmarcados en un contexto de crecimiento de la actividad productiva y de estabilidad macroeconómica, viene generando que se amplíe paulatinamente la base de clientes, con productos que impulsan la inclusión financiera de cada vez más peruanos. Así, según datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del INEI, se tiene que, al tercer trimestre de 2019, 9.91 millones de adultos contaban al menos con un producto o servicio financiero en nuestro país, lo que representó un avance de 5% frente a similar periodo de 2018, y de 28% frente a lo reportado cuatro años atrás.

Este crecimiento absoluto también se ha traducido en una mayor penetración en términos relativos, observándose un aumento progresivo del porcentaje de adultos que cuentan con productos financieros en el Perú. Así, este indicador llegó a 43% en el tercer trimestre de 2019, incrementándose en 9 puntos porcentuales desde similar periodo de 2015, cuando fue de 34%.

Entre los productos ofrecidos por las entidades financieras, son 3 los más usados: cuentas de ahorros (40.1%), tarjetas de débito (38%) y créditos de consumo (23%). Todos ellos se ubicaron muy por encima del cuarto producto, tarjeta de crédito (8.1%).

Si bien lograr una mayor inclusión a través del crédito enfrenta retos relacionados a la asimetría de información, por la alta incidencia de informalidad y evasión tributaria, existe un potencial aprovechable en el corto plazo por el lado del ahorro. Y es que, según la ENAHO, al tercer trimestre de 2019, 2.9 millones de adultos aún mantienen sus excedentes fuera del sistema financiero, y hay otros 2.4 millones que, si bien tienen productos de ahorro formales, también ahorran a través de juntas, familiares o "bajo el colchón".

Todos ellos representan una clientela potencial aun por convencer sobre las ventajas de ahorrar en el sistema financiero regulado.

Existe también un mercado potencial muy importante en cuanto al uso de instrumentos financieros para pagos. Así, cuando se analizan las estadísticas sobre los instrumentos utilizados en la compra de los principales artículos de consumo en nuestro país, vemos que el dinero en efectivo es todavía largamente preferido frente a otras alternativas (es usado en alrededor del 99% casos para la mayor parte de categorías de consumo), relegando a instrumentos como la tarjeta de débito (usada en menos del 8%), crédito (menos del 9%), y más aún a la banca por internet (menos del 3%). Prevemos que los nuevos desarrollos de alternativas de pagos irán cerrando esta brecha en los próximos años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0