Economía

Lecciones para nuestras finanzas frente al COVID-19

Es necesario hacer flujo de caja de 24 meses identificando lo necesario y básico.

De acuerdo a cifras del INEI 2.3 millones de personas se han quedado sin trabajo entre marzo y mayo por el aislamiento social obligatorio, que se ha extendido más de 90 días generando un impacto negativo en la economía peruana, y ante ello, resulta necesario elaborar un flujo de caja no de 12 meses, sino de al menos 24 meses identificando lo "necesario" y lo "básico"; recomendó Edmundo Lizarzaburu, profesor de la carrera de Administración y Finanzas de la universidad ESAN.

"El flujo de caja es una herramienta que se compone de dos partes: Los ingresos, que en este caso son limitados y los egresos, que debemos priorizarlos (hacer un ranking). Se recomienda empezar por los egresos para identificar las necesidades básicas que debemos cubrir, sin que esto dañe nuestro record crediticio", comentó el docente universitario.

En referencia a las deudas por pagar, el especialista sugirió separar las obligaciones en función al tipo de proveedor, y proponer esquemas de fraccionamiento que podamos "cumplir" asumiendo que ya hemos elaborado nuestro flujo de pago (siempre siendo solidario con la cadena de pagos).

"La economía tiene una contracción tanto de oferta como de demanda, esto es una situación nunca antes vista y que superaría a las crisis de finales de los 80´s y de los 90´s, ¿cómo se pudo salir?, con orden, con identificación de lo "básico", pero sobre todo con un "ajuste" de nuestro presupuesto", indicó.

Lizarzaburu, experto en finanzas personales, recomendó revisar los planes de pago del celular, gastos de alimentación (dónde compramos, cómo compramos, el volumen compra), el gasto médico (tipo de seguro, usos y gastos realizados). "Si tiene alquiler, converse con el propietario para que le pueda dar un respiro en caso lo requiera, sino lo requiere por favor no lo utilice y fraccione, pero recuerde que luego debe pagar. En caso tenga un crédito hipotecario, hable con su banco de manera formal (carta o correo a su ejecutivo). No compre cosas que no son necesarias, no es momento de hacer cambios. Póngase metas, converse con los integrantes de su familia y, sobre todo, considere que la contracción puede durar varios meses", subrayó.

Agregó que hay un porcentaje importante de familias peruanas afectadas en sus finanzas, porque han fallado en su cultura de ahorro, que no solo se trata de saber manejar el dinero, sino también de saber consumir, gastar o mejor dicho saber invertir (por ejemplo, en tiempo).

"Ahorramos pagando menos luz, menos agua, menos celular, consumiendo más saludable (en medicinas), haciendo ejercicio (reducimos estrés y compartimos con los hijos). Debemos entender que el ahorro debe convertirse en una cultura, impregnarse en nuestro ADN como peruanos, no nos puede pasar de nuevo lo mismo, es decir, que no tengamos ahorros o que no sepamos gastar lo que nos ingresa y tener que endeudarnos para cubrir lo "básico", hay que redefinir lo "básico" en cada núcleo familiar.

Ante la posibilidad de emprender un negocio a fin de generar ingresos, Lizarzaburu, señaló que primero hay que tener en claro el producto o servicio a ofrecer, el canal, la comunicación y además la demanda o potencial demanda que podría adquirir nuestra oferta, así como contemplar diversos riesgos y el cumplimiento de los protocolos.

"Lo que estamos pasando no lo podemos volver a vivir, siempre puede haber pandemias, crisis, pero debemos tener siempre presente la cultura de "ahorro", pero sobre todo "solidaridad" y "respeto", estos dos últimos valores no se han impregnado en nuestra sociedad. Recomiendo hacer una lista de lo que gastamos, de lo que necesitamos, (como el to do | doing | done) para poder iniciar el proceso de "priorización" y esta rutina debe ser elaborada en compañía de los miembros de la familia, además es necesario hacer un sinceramiento de las cuentas y un mejor uso a los recursos", finalizó el especialista.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.