Economía

Volumen de billeteras digitales en Perú alcanzarían doble dígito pospandemia

Imagen referencial.

La pandemia del coronavirus, covid-19 ha impulsado el crecimiento del comercio electrónico y la inclusión financiera, situación que impulsará el volumen de transacciones de las billeteras digitales, señala un informe del Boston Consulting Group (BCG).

En su nuevo informe, "Global Payments 2020: salto hacia el futuro" refiere que las tendencias como el cambio a los pagos sin contacto, la creciente adopción de billeteras digitales y el uso más generalizado de la automatización de los pagos entre empresas, elevará las perspectivas de la industria a medio plazo.

"En la industria de pagos, la pandemia ha acelerado cambios en la adopción de pagos electrónicos que hubiesen tardado varios años en materializarse", señala Alejandro Tfeli, managing director y socio de BCG, coautor del reporte.

"Esto supone una oportunidad para que las empresas de pagos más talentosas superen a la competencia, ganen escala y generen impacto en el cliente. Aquellas que actúen con decisión lograrán una ventaja competitiva frente al resto", añade.

Por su parte, el director gerente y socio de Boston Consulting Group, Joaquín Valle del Olmo, refiere que en Latinoamérica el comercio electrónico se proyecta a una tasa de crecimiento anual compuesta de 12% hasta el 2023.

"En Perú, que cuenta con una base menor dentro del e-commerce en comparación con Latinoamérica, se espera que esta tasa se duplique y que el volumen de las billeteras digitales alcance cifras de doble dígito en el mismo periodo", subrayó Valle del Olmo.

Asimismo, sostuvo que en Perú la penetración de pagos con tarjeta sobre consumo privado fue de 16%, cerca de la mitad de penetración que otros países de Latinoamérica.

"Esto iría en línea con el número de POS que en Perú, bordea un volumen de 300 mil, aún mucho menor que el volumen de POS en Chile, Argentina y Brasil, pero con alto potencial de crecimiento", explicó.

Perspectivas del mercado global

Dada la incertidumbre que rodea a la pandemia que aún se desarrolla, las estimaciones de BCG para la industria de pagos incluyen tres escenarios de crecimiento de ingresos basados en el desarrollo del PIB mundial.

En un escenario de recuperación rápida, la perspectiva de BCG sugiere que el grupo de ingresos de pagos globales se expandirá de 1.5 billones en 2019 a 1.8 billones de dólares en 2024, a una tasa de crecimiento anual compuesta del 4.4%.

Aunque sólida, esta tasa es mucho más baja que el crecimiento anual de ingresos del 7.3% que la industria disfrutó de 2014 a 2019.

En un escenario de recuperación lenta, el grupo de ingresos globales alcanzaría 1.7 billones de dólares para 2024, a una tasa de crecimiento anual compuesta del 2.7%.

En un escenario de impacto más profundo, el grupo de ingresos crecería solo a una tasa compuesta anual moderada de 1.1%.

Sin embargo, la segunda mitad de la década parece considerablemente más auspiciosa, impulsada por la expansión económica, los avances en las infraestructuras de pagos, el crecimiento del comercio electrónico y una mayor inclusión financiera.

De 2024 a 2029, los ingresos por pagos globales deberían aumentar entre un 4.4% y un 5.6% anual (según el escenario), aproximadamente 1.5 veces más rápido que el crecimiento de los ingresos bancarios en general.

Para 2029, el pool de ingresos podría aumentar a entre 1.9 billones y 2.4 billones de dólares, dependiendo del alcance de la recuperación económica.

Perspectivas en Latinoamérica

En el caso de América Latina, de 2019 a 2024 los ingresos por pagos podrían crecer hasta un 4.9% anualmente, una tasa que es sólo superada por la región de Asia Pacífico.

La innovación en el comercio electrónico y los esfuerzos para promover mayor inclusión financiera son los principales impulsores de este crecimiento.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.