Economía

Cinco conflictos frecuentes en la compra de viviendas durante la pandemia

Los conflictos de vivienda han aumentado durante la pandemia

Los peruanos empiezan nuevamente a apostar por la compra de viviendas. En setiembre, la venta de inmuebles registró el nivel más alto desde que comenzó la Emergencia Sanitaria, según la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú (Asei).

Esto se debe a que el mercado inmobiliario está ofreciendo opciones atractivas como cuotas iniciales más cómodas e, incluso, precios más baratos. Sin embargo, este escenario floreciente puede traer algunos riesgos.

"Cuando se va a comprar un inmueble debe tenerse en cuenta la gran cantidad de estafas inmobiliarias que se dan en nuestro país, especialmente en épocas de crisis económica como la actual", afirma Marybell Jara, abogada civil y comercial de Estudio Linares Abogados.

Por esta razón, la especialista detalla los principales riesgos de comprar una vivienda durante la pandemia y los mecanismos para prevenirlos:

1) Empresa fachada:

"Si el anuncio de la venta de un inmueble se realiza a través de medios digitales o, incluso, desde un lugar físico, hay que ser precavidos en no realizar de forma inmediata adelantos económicos sin ningún tipo de garantía, pues podría tratarse de una empresa fachada", advierte Jara.

Para para evitar esto, la especialista recomienda investigar a la empresa con la que se pretende contratar, verificando previamente la identidad de los propietarios en Registros Públicos.

También aconseja realizar los pagos por cuotas.

"Lo peor que podría hacerse es entregar una gran cantidad de dinero al inicio, pues incluso entablándose un juicio y ganándolo, sería difícil cobrar a alguien que no cuenta con capital", afirma la abogada.

2) Duplicidad de partidas:

Verificar el título de propiedad es una regla básica antes de adquirir un inmueble.

"En ocasiones, en el Registro de Predios se presentan duplicidades de partidas registrales, es decir, un mismo bien puede estar inscritos a nombre de varios propietarios. Para que esto ocurra, se suele recurrir a presentar documentación falsa", explica la experta de Estudio Linares.

Esto se soluciona haciendo una visualización previa en Registros Públicos. Si se trata de un inmueble inscrito, Jara recalca leer la historia registral, en donde consta quiénes son y quiénes fueron los propietarios.

3) Doble venta de inmuebles:

La doble venta es uno de los recursos más usados en las estafas inmobiliarias. El hecho de no registrar debidamente en la Sunarp un inmueble adquirido significa que este sigue perteneciendo al anterior propietario, quien puede volver a venderlo a otras personas.

"Ante este conflicto, la ley determina proteger a la persona que inscribió su propiedad en Registros Públicos. Así, frente a un acto de doble venta, el ordenamiento jurídico la reconocerá como única propietaria", sostiene Jara.

Es importante también que el comprador acuda al domicilio y mire el inmueble para constatar que está desocupado o a disposición de la persona que va a comprar.

4) Proyectos sin completar:

"Si se realiza la entrega de un inmueble que no cumple con las características ofrecidas en el contrato como, por ejemplo, los acabados u otros requerimientos estipulados, cobrando 100 por algo que vale 1, se estaría incurriendo en una estafa", afirma la especialista.

Es importante revisar minuciosamente el contrato y consultar en Indecopi o en Infocorp el récord de comportamiento de las empresas inmobiliarias ante las instituciones financieras, además de contar con un abogado que estudie de manera adecuada los títulos del bien.

5) Propiedad futura:

Adquirir un inmueble que aún no está construido suele ser una idea tentadora porque puede resultar más económico. Sin embargo, esta es una de las modalidades más proclives al incumplimiento contractual.

Para disminuir el riesgo, será necesario obtener la mayor información sobre el vendedor. Si la inmobiliaria tiene respaldo de un banco es una operación mucho más confiable.

"Como segundo paso, debe generar un contrato lo suficientemente claro a través de un notario, donde se señale el monto a pagar por el inmueble y el detalle de sus características", refiere la abogada.

Recomendaciones finales

La abogada comercial de Estudio Linares finaliza mencionando un aspecto relevante: el estado civil tanto del vendedor como del comprador.

"La regulación civil dispone que para la disposición de bienes que pertenecen a una sociedad de gananciales, necesariamente tienen que participar de forma conjunta ambos cónyuges, de lo contrario, el contrato podría ser invalidad", expresa.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin