Economía

Jóvenes nini disminuyeron en 2018 pero aún suman 1,3 millones

El 18,9% de la población juvenil ni estudia ni trabaja; está mayormente en zonas urbanas y destaca la presencia de mujeres.

En el 2018 se identificó a 1 millón 365 mil jóvenes peruanos entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan (NiNi), lo que representó una disminución de 0,3 puntos porcentuales (p.p.) comparado con el año 2017, es decir dejaron esta condición cerca de 42.212 jóvenes, la cifra más baja desde el año 2015, informó el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (Iedep) de la Cámara de Comercio de Lima.

Cabe mencionar que en el 2018 la población juvenil alcanzó a 7 millones 226 mil personas donde casi la mitad (47,7%) solo trabajaba, el 18,1% solo estudiaba y el 15,3% estudiaba y trabajaba.

"Los NiNi representan el 18,9%% de la población juvenil y se concentran mayormente en zonas urbanas, donde uno de cada cinco es NiNi (20,8%), mientras que uno de cada diez (10,5%) lo es entre la población juvenil rural", precisó César Peñaranda, director ejecutivo del IEDEP de la CCL.

Por otro lado, la condición NiNi está presente mayormente en mujeres (23,5%) que en hombres (14,3%). "Ello principalmente por eventos de la vida personal como la convivencia, matrimonio y el embarazo adolescente y juvenil, lo que suele presionar a que las mujeres dejen de estudiar profundizando así la brecha de género educativo y laboral", explicó el economista.

EN REGIONES

Son 10 regiones las que presentan un porcentaje de población NiNi igual o superior al promedio nacional de 18,9%. En este grupo figuran Callao (25,1%), Lambayeque (23,1%), Tumbes (22,3%), Tacna (21,3%), Arequipa (21,1%), Lima (20,8%), Ica (20,7%), Moquegua (20,5%), Ucayali y San Martín con similar participación (18,9%).

Por otro lado, las regiones con la más baja participación de este grupo son Huancavelica (7,9%), Cajamarca (11,8%) y Amazonas (13,8%). Entre Lima y Callao suman un total de 576 mil 659 jóvenes NiNi (42,3% del total).

Otras regiones de la costa como Piura, La Libertad, Lambayeque y Arequipa en conjunto agrupan 286.644 jóvenes en tal condición, lo que representa el 21,0% del total.

POR RANGO DE EDAD Y ESTADO CIVIL

Si se analiza por rango de edad hay una mayor participación relativa de NiNi entre 15 y 19 años (21,0%) y una menor participación entre 20 y 24 años (18,6%) y 25 y 29 años (16,4%).

Por otro lado, si se observa el estado civil de los NiNi se encuentra que el 72,2% son solteros, 20,2% son convivientes, 4,4% son separados y 3,1% casados. En cuanto a su rol en el hogar, el 63,4% declaró mantener su estatus de hijo (a), el 18,8% de esposo(a) y el 17,8% como jefe (a) de hogar.

La condición de NiNi está influenciada también por el nivel de educación alcanzado. El IEDEP encontró que el 21,1% de estos jóvenes cuenta con educación primaria y el 21,3% con educación secundaria. Dicho porcentaje disminuye drásticamente respecto a educación superior no universitaria y universitaria con 14,2% y 14,6%, respectivamente.

"De acuerdo a estos resultados, se identifican 954.269 con estudios escolares y 392.290 con estudios superiores, que no realizan ninguna actividad", añadió Peñaranda.

DESEMPLEADOS

Con relación a su condición laboral, el grueso de los NiNi (78,0%) están desvinculados, desocupados y sin deseos de trabajar, es decir son inactivos plenos, muy preocupante por cierto. Aquí se registran 1'101.485 jóvenes entre el desempleo oculto e inactivos plenos que por diferentes razones no logran ninguna mejora en su capital humano. En tanto, el 18,6% buscó activamente un empleo y no lo encontró, es decir se encuentran en una situación de desempleo abierto, segmento que aún pertenece a la población económicamente activa (PEA).

Por otro lado, del universo NiNi el 79,8% se concentra en hogares no pobres, el 18,5% en aquellos de pobreza global y el 1,7% en hogares de pobreza extrema.

Por lo expuesto, el IEDEP considera que este segmento de la población no debe ser estigmatizado sino, por el contrario, incorporado a la sociedad pues advierte que "a largo plazo su baja productividad, falta de entrenamiento e inactividad conllevará a una situación de desempleo permanente y demandante de programas sociales con su consiguiente alto costo fiscal y social".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0