Economía

Lima es una de las ciudades más caras de Sudamérica

Lima es la cuarta ciudad más cara de Sudamérica

Lima es la cuarta ciudad mas cara para vivir en Sudamérica, solo empatada con Río de Janeiro (Brasil), según la Encuesta Anual de Costo de Vida 2019 realizada por la consultora Mercer.

La capital peruana se ubica por detrás de Montevideo (Uruguay) que ocupa el primer lugar, Santiago (Chile) en el segundo y Sao Paulo (Brasil), en tercer lugar.

El resultado se explica por la fortaleza del sol en comparacióna la devaluación que sufren las monedas locales en otros países, explicó el CEO de Mercer Perú, Gabriel Regalado.

La encuesta evalúa la inflación, la apreciación o depreciación de la moneda local, y la fluctuación de los precios de los bienes y servicios –transporte, comida, vestimenta, entretenimiento, entre otros rubros.

El experto señaló que Lima tiene retos importantes para atraer capital extranjero, uno de ellos es el nivel de vida, pues las casa matrices ven a todo el Perú como un país en que están obligados a tener una buena rentabilidad para compensar el costo de vida.

"El reto se traslada a las empresas, que tienen la necesidad de crecer rápido y con rentabilidad, toda vez que sus costos (salarios y beneficios) tienen una apreciación al alza para las casas matrices, cuando se reportan en dólares", anotó.

Otro desafío es que en Lima se registran costos de vida alto y salarios que son atractivos en la región pero su calidad de vida es baja.

A pesar de ello, para el especialista, Lima sigue siendo una ciudad atractiva para el talento profesional extranjero, pero crea la necesidad a las empresas de ser más eficientes con el gasto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.