Empresas

Tres consejos para reactivar una empresa con el método Lean Startup durante la cuarentena

Imagen referencial.

Muchos de los modelos de negocios han caducado a raíz de la pandemia del coronavirus, viéndose fuertemente afectados por la paralización de sus actividades y por ende, no generar los ingresos que usualmente obtenían.

Para que evitar que se queden en medio de esta crisis y tengan el empuje necesario, las empresas o personas necesitan desarrollar productos o servicios que sean exitosas en esta nueva coyuntura.

En estos momentos, el Lean Startup, es un buen aliado para aquellos que tienen una idea de negocio o para las empresas que desean rediseñar su modelo de negocio, pues esta metodología se puede aplicar de forma remota y funciona muy bien cuando existe incertidumbre, no hay el presupuesto suficiente para diseñar o rediseñar un producto, porque permitirá conocer el nuevo comportamiento de los consumidores para ofrecer una solución que encaje con las necesidades de sus usuarios/clientes.

Por esta razón, Ricardo Espinoza y Pedro Mateos, docentes del Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor de la Pontificia Universidad Católica del Perú (CIDE-PUCP), nos brindan tres puntos que se debe tener en cuenta para aplicar el Lean Startup en esta coyuntura.

1. Conocer los cambios del consumidor: Gracias a las herramientas digitales que existen hoy en día, puedes conocer las nuevas necesidades y prioridades de las personas sin necesidad de tener contacto físico. Es necesario estar dispuesto a querer entender los nuevos hábitos del cliente por encima de todo y es importante tomar en cuenta este punto, ya que las personas no son, ni serán los mismos de antes, durante o después del coronavirus, esto permitirá crear soluciones eficaces. El objetivo del Lean Startup es aprender del cliente lo que máximo en el mínimo tiempo y utilizando pocos recursos. Recuerda que la gente no paga por un producto, compra para que le resuelvan un problema que satisfaga un deseo o necesidad.

2. Diseñar o rediseñar una solución acorde al contexto: Esta metodología permitirá al emprendedor o empresario construir algo que realmente solucione los problemas de tus clientes y potenciales compradores, normalmente las empresas se enfocan en crear el producto y luego conocer quién será el comprador. Con el Lean Startup, el negocio se centrará en vender a la persona antes de desarrollar el producto, lo puedes hacer digitalmente con el uso de un landing page, en una entrevista mediante el uso de herramientas como Zoom, Microsoft Team, Google meet, etc.; incluso lo puedes realizar con una propuesta de valor que aún no está totalmente construida, pero que sabes o supones los atributos que esta debe de tener.

3. Competencia global: Estamos en un mundo globalizado, por lo que será importante enfocarnos no solo en la competencia a nivel nacional, sino internacional porque las personas con un solo click pueden adquirir un producto o servicio de compañías que estén en otros países o continentes. La competencia será mayor, por lo que tu propuesta debe de ser lo suficientemente buena para que pueda caminar con éxito; para ello será importante entender las necesidades que tiene que cubrir el consumidor y si estaría dispuesto a pagar por ello.

En síntesis, el Lean Startup ayudará a los emprendedores y empresarios a crear soluciones eficaces enfocadas netamente en las nuevas necesidades de las personas en un corto tiempo y con pocos recursos, pero también al poner en práctica esta metodología generará un gran impacto en la cultura empresarial de la organización porque cambiará la manera de pensar, las habilidades, las herramientas, las metodologías y también los procesos de cómo se diseñan y desarrollan los nuevos productos. Y tú ¿te animas a utilizar el método Lean Startup?

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.