Empresas

Schneider Electric: El futuro de la digitalización en el rubro de la minería

Gustavo Jaramillo, Country Manager para Perú y Bolivia de Schneider Electric

La transformación digital que se viene viviendo a nivel global impulsa a las empresas a una evolución en sus negocios y sin duda el sector minero no es la excepción. El proceso hacia la digitalización se vive a nivel estratégico, humano y operativo.

Todo este camino busca llegar finalmente a un futuro donde las minas serán digitales. Pero, ¿de qué se trata exactamente?

Gustavo Jaramillo, Country Manager para Perú y Bolivia de Schneider Electric, indicó que actualmente el negocio de la planta convencional se encuentra impulsado por el rendimiento.

"A su vez la optimización de sus operaciones en ocasiones se encuentra aislada y centrada en cada fase de la cadena minera. Atraer nuevos talentos a la industria puede ser más difícil, si la visión del negocio minero no es interesante. Sin duda, hoy en la estrategia de crecimiento de las organizaciones se deben incluir ejes en materia sostenible y de innovación", explicó.

Jaramillo sostiene que la información ambiental y energética, así como el cumplimiento de las regulaciones gubernamentales se gestionan con poca o nada de automatización, mientras que la gestión de activos aún vemos que no se encuentra integrada por lo que la toma de decisiones puede ser más demorada y no tan precisa.

"Es por esto por lo que la integración y conectividad de las áreas comerciales, financieras, de ventas y de la operativa se vuelve relevante para tener una visual completa de la operación de la mina".

Para el ejecutivo el modelo de negocio de una planta digital del futuro está impulsado por la demanda del mercado y las operaciones serán vistas de una forma holística, como un todo, y optimizadas dentro de un proceso integrado.

Asimismo, la fuerza de trabajo global y la experiencia se aprovecharán mediante la tecnología, por lo que los jóvenes profesionales percibirán a las empresas como una industria de mayor interés, siendo más atractivas para las nuevas generaciones.

"La investigación, el desarrollo, y la innovación serán impulsadas por la colaboración. La planta del futuro permitirá que el personal de la minería se enfoque en lo que realmente en su labor. Los procesos, la información y las herramientas analíticas se utilizarán para gestionar de forma proactiva los consumibles ambientales y energéticos", destacó.

Asimismo, todo se encontrará automatizado. Y es que, el seguimiento de los requisitos gubernamentales será mediante un sistema formal de métricas de rendimiento y herramientas analíticas automatizadas. Mientras que todo el ciclo de vida de la gestión de activos se planificará y analizará en muchas dimensiones diferentes.

"Las personas que se encargan de tomar decisiones tendrán acceso a herramientas oportunas e integrales que ofrecerán información confiable. Los datos operativos de las minas se interconectarán y se comunicarán con los sistemas comerciales de las Tecnologías de la Información (IT) y de las Tecnologías de la Operación (OT). Y, por último, no será necesario que el personal se encuentre en planta, ya que podrá revisar y realizar cambios de forma remota desde cualquier otro punto".

La habilitación de la transformación digital

Schneider Electric cuenta con la plataforma EcoStruxure para minería, minerales y metales, que ofrece tres capas que permitirán avanzar hacia la transformación digital de las industrias por medio de los equipos conectados, el panel de control con software que conectarán los dispositivos con la tercera capa que se trata de la analítica, donde se podrá revisar los ciclos de vida de los activos y operacionales para poder lograr una mejor optimización y eficacia en todos los niveles de la organización.

Uno de los puntos a tener en cuenta para lograr toda esta transformación es poder contar con un centro de operaciones remoto para el monitoreo y control. Se sabe que una gestión de operaciones desde un centro remoto crea un mejor entorno para la toma de decisiones y permite superar desafíos de manera más eficiente, efectiva, segura y más sostenible. También mejora la seguridad operativa al mantener a sus colaboradores fuera de peligro tanto como sea posible y permitiendo compartir la experiencia entre múltiples ubicaciones. Sin dejar de lado que se logrará atraer más talento con una cultura de "alta tecnología/alto rendimiento". Por último, la comodidad y el acceso a los colaboradores aumentarán en gran medida la eficiencia de la fuerza laboral y esto se traduce al final en mayor productividad.

Hay tres aspectos o principios importantes que tiene todo centro integrado de operaciones:

1. Gestión de datos. Se trata de tener una data digitalizada, saber analizarla e identificar cuáles son relevantes y cuáles no, y cómo podemos mejorarlas para que den valor.

2. Conciencia de la situación. Se trata de la capacidad de poder manejar miles de datos, ponerlos en el contexto, ejecutar de manera oportuna y mejorarlos, identificando los comportamientos que salen de los parámetros ya establecidos con anterioridad. Para ello hay que estar atento a cualquier cambio indeseado.

3. Estándares e interoperabilidad. Los estándares definen cómo se registran los datos para garantizar la convergencia con múltiples fuentes o aplicaciones, mientras que la interoperabilidad se relaciona a que se cuente con una arquitectura abierta que permita una interacción con otros sistemas o tecnologías IT/OT.

Actualmente, si bien la gran mayoría de las empresas están en camino hacia una transformación digital, aún hay mucho por hacer para alcanzar la madurez digital. Alcanzar una automatización y mejoras tecnológicas dentro de la industria minera ofrecerá la opción de tener una producción más ágil, avanzada, con reducción en costos de producción, además de lograr un enfoque más sostenible; todo lo anterior nos permitirá optimizar la cadena de valor desde la mina hasta el mismo cliente.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin