Empresas

Si eres un CEO, nunca cometas estos errores

Imagen referencial.

Los CEO son los encargados de interpretar todo lo que ocurre en el exterior para que la organización funcione y sea sostenible. Ellos toman decisiones corporativas y administrativas, actuando como el punto principal de comunicación entre el directorio y operaciones, además de ser la cara pública de la empresa.

De acuerdo con Harvard Business Review, el CEO analiza el contexto de mercado y lo pone al servicio de su organización con el propósito de interpretarlo, defenderlo y presentarlo para que la empresa pueda responder de una manera que permita ventas sostenibles, ganancias y el crecimiento del rendimiento total para los accionistas.

"En estos tiempos debemos entender que los CEO están afrontando nuevos retos en un mundo que, sin duda, ya es distinto. El nuevo CEO debe adoptar un esquema mixto de trabajo, en el que la digitalización y el trabajo remoto se incorporarán en muchas empresas, priorizando el generar eficiencias y acortar distancias", comenta Fernando Guinea, socio fundador de Amrop Perú.

Ante la coyuntura de crisis económica y sanitaria, Guinea precisa los principales errores que cualquier CEO no debe cometer:

1. No estar en sincronía con sus equipos: De nada servirá crear planes y objetivos si un CEO luego no evaluará cómo los equipos lo han ejecutado. Es necesario que en la semana se puedan tener reuniones para hacer un feedback de lo que salió mal para ajustarlo en el camino. Los CEO pueden aprobar muchos presupuestos y planes, pero ¿realmente están alineados con cada equipo que lo accionará? La comunicación es muy importante para tener un norte claro de hacia dónde la compañía quiere ir.

2. No tomar en consideración la opinión del directorio: Algo que frecuentemente ocurre es que el CEO cree que el directorio no aporta valor, sin embargo, son espacios de discusión en los que se llegan a mejores ideas. Qué mejor que plantear sus iniciativas con directores que son además accionistas de la compañía, así como con directores independientes que, basados en su valiosa experiencia en cargos de alta gerencia y en industrias relacionadas, están en plena capacidad de aportar valor en la toma de decisiones. Por otro lado, siempre debe responder con información verificada y no omitir datos relevantes. De esta manera, el directorio podrá tomar decisiones en base a la situación real de la organización.

3. Considerar que la disrupción no alcanza a su sector: Uno de los errores que un CEO puede cometer es que desconozca cómo la tecnología reduce drásticamente los costos de transacción y, por consiguiente, es capaz de intervenir o eliminar los intermedios en la cadena de valor de una industria al creer que su sector está aún lejos de ser alcanzado por la disrupción tecnológica. Guinea recuerda que, en el contexto actual, en el que -casi sin excepción- todos los sectores económicos han debido adoptar iniciativas de digitalización y transformación para poder mantener la continuidad operativa de las organizaciones, es un error considerar que la transformación digital no es necesaria.

Si se cometió alguno de estos errores, tranquilo, no todo está perdido. El socio de Amrop Perú explica que un buen CEO debe tener la capacidad de aprender de experiencias pasadas e inculcar lecciones para el futuro y así evitar que vuelva a ocurrir. "No debemos olvidar que la comunicación es clave en cualquier entorno y un CEO debe aprender a comunicarse de manera efectiva para impulsar la moral cuando sea necesario, siempre escuchando ideas u opiniones distintas dentro de la organización", concluye Guinea.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin