Empresas

BMW Group abre planta en San Luis Potosí en México

Con una inversión de más de mil millones de dólares, se inauguró la nueva plata automotriz de BMW Group en San Luis Potosí, México, que tendrá una capacidad de producción de hasta 175,000 unidades al año.

Durante la edificación de la planta, BMW Group utilizó planos digitales en 3D que abarcaron tanto la construcción de los edificios como la instalación de los equipos. Los arquitectos almacenaron información específica como ubicación, dimensiones y fecha de culminación en modelos digitales para cada fase constructiva.

Además, durante la construcción se utilizó también por primera vez una tecnología de escaneo digital en 3D. La combinación de estas dos tecnologías permitió el análisis en tiempo real del progreso de la construcción y las adaptaciones más rentables. Con ello, BMW Group logró una constante seguridad de planificación.

La nueva planta de BMW Group es pionera en el campo del mantenimiento inteligente.

Por primera vez, se utiliza el software Smart Maintenance Assistant que permite planificar de antemano el mantenimiento de los equipos en toda la planta y con ello aumentar la disponibilidad de estos. Las actividades de servicio se basan en datos del equipo actuales e inteligentemente preparados y ya no se guían por intervalos de mantenimiento predefinidos. A través de dispositivos inteligentes como tablets y smartphones, los empleados reciben toda la información relevante sobre el estado de los equipos.

Un gran número de otras tecnologías del sector de la Industria 4.0 se utilizan, por ejemplo, en el montaje. En el proceso de montaje, el papel es sustituido en gran medida por pantallas. Los empleados disponen de dos pantallas por ciclo para obtener la información necesaria que antes estaba disponible en papel impreso.

La colaboración entre el hombre y el robot es visible sobre todo en el premontaje del motor. Aquí colaboran directamente los robots y los empleados. Mientras que el robot tiene la fuerza para girar el transductor pesado, el empleado posee la sensibilidad para la precisión de ajuste del atornillado final.

Tecnología e innovación

A la tecnología e innovación, se suma el alto nivel de compromiso de BMW Group en lo que se refiere a la formación de los colaboradores, que son excelentemente preparados y constituyen una base sólida para la nueva planta de BMW Group en San Luis Potosí. Ellos garantizan los altos estándares de calidad de los productos de primera clase.

En ese sentido, en un nuevo e innovador centro de formación situado en las instalaciones de la planta, tanto los nuevos empleados como los aprendices serán capacitados en los últimos procesos de producción y tecnologías de BMW Group conforme al modelo del sistema de formación dual.

El centro está diseñado no solo para incrementar las habilidades técnicas de los empleados y aprendices, sino también para fortalecer la motivación, el entusiasmo y el espíritu de equipo. La planta colabora con un total de cuatro institutos técnicos y ha formado ya con éxito a 250 aprendices en profesiones técnicas.

Cabe indicar que se espera que luego del primer año de operación la planta de San Luis Potosí se convierta en la más eficiente en el manejo de recursos de BMW Group. El uso cuidadoso de los recursos hídricos es un objetivo de sostenibilidad muy especial. Dentro de la red de producción, este sitio será el que menos agua consuma por vehículo producido, desde su primer taller pintura, cuyos procesos no generan aguas residuales hasta su tratamiento y reutilización.

Finalmente, las fuentes de energía renovables contribuirán a un abastecimiento de energía completamente libre de CO2; incluso, una parte de la electricidad se generará en un sistema de energía solar de más de 70,000 metros cuadrados situado en el terreno de la planta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.