Estar donde estés: Familia

¿Cómo detectar un anuncio falso cuando estoy buscando piso?

Imagen: Dreamstime.

Buscar piso es una tarea que requiere tiempo y además, estar muy atento. Cada vez es más común encontrar anuncios de falsos pisos que se alquilan o se venden en las páginas de búsqueda de domicilio. La dinámica suele ser similar: un anuncio muy llamativo de un piso en buen estado, mucho más barato de la habitual, con un propietario que se encuentra fuera del país, por lo que solamente facilita una dirección de correo electrónico de contacto.

Cuantificar el número de estos anuncios es muy complicado, no existe una estadística oficial, no obstante, la Policía Nacional asegura que los delitos de estafa relacionados con Internet y redes sociales están aumentando considerablemente. Desde el portal inmobiliario Idealista señalan que es complicado controlar estas prácticas fraudulentas, ya que son los usuarios los que suben los anuncios a la web de manera autónoma, y en muchos casos, cuando los administradores revisan los anuncios la estafa ya se ha producido.

Fotocasa reconoce que este tipo de delitos están "profesionalizados", y que provienen de mafias internacionales. Es complicado saber de manera fehaciente cuando un anuncio es falso, sin embargo, hay una serie de elementos comunes que hacen saltar las alarmas ante un posible caso de engaño. Estos son algunos de ellos:

· Fotografías muy llamativas y replicadas. Los anuncios falsos llaman la atención de los usuarios por las fotografías de buena calidad, generalmente de pisos en muy buen estado, nuevos, amueblados y con espacios amplios. Las mismas imágenes son utilizadas para anunciar varios pisos distintos, en distintas localizaciones. Un truco para detectar si la imagen es falsa es arrastrar la foto a Google imágenes y comprobar si ha sido utilizada para otro anuncio o si pertenece a un hotel o similar.

· Precio muy competitivo. Estos alquileres suelen tener un precio por debajo de la media, se presentan perfectamente acondicionados y en ocasiones, con plaza de garaje o trastero. De esta manera llaman la atención de los usuarios y, además, aparecen más búsquedas porque el corte es inferior.

· Propietarios ausentes. Una de las características principales de la estafa es que los propietarios siempre alegan que se encuentran fuera del país por motivos laborales. Se suelen presentar como profesionales solventes que quieren alquilar el piso durante un periodo de tiempo, y que, por ese motivo tienen que hacerlo sin la posibilidad de enseñarlo. Suelen facilitar únicamente una dirección de correo electrónico para comunicarse con los posibles inquilinos y por supuesto, no enseñan nunca el piso. Si tenemos dudas, debemos comprobar si la persona de contacto es el verdadero dueño de la vivienda. Podemos hacerlo a través del Registro de la Propiedad o de una Nota simple, un documento en el que aparecen todos los datos del inmueble, y que se puede solicitar por Internet.

· Datos bancarios. El falso casero nos pedirá los datos bancarios para formalizar el arrendamiento. No debemos dar nuestros datos a nadie, a pesar de que nos los requieran para, supuestamente, cerrar el trato.

· Pago por adelantado. Generalmente los falsos arrendadores pedirán el pago por adelantado de una fianza o del primer mes de alquiler. En muchas ocasiones solicitan también una cantidad de dinero para, supuestamente enviar las llaves por correo. Esto es una señal clara de que el anuncio es falso. Nadie expone su casa a un desconocido sin una mínima toma de contacto. Como normalmente alegan estar en el extranjero, muchos de estos estafadores solicitan el dinero a través de una transferencia internacional. Después de haberla realizado, suelen pedir una fotografía de la gestión para comprobar que se ha realizado, ahí es donde extraen los datos y efectúan la estafa.

¿Qué podemos hacer si somos víctimas de este timo?

Lo primero es denunciarlo a la policía. Estas prácticas son una estafa y están penadas por la ley. Además, debemos avisar a las páginas web inmobiliarias en las que están anunciados los falsos inmuebles para que procedan a su retirada, y también para que emprendan las acciones legales que sean pertinentes.

Para evitar ser víctimas de este tipo de estafas hay que procurar ser muy rigurosos y hacer una serie de comprobaciones. No debemos, bajo ningún concepto, pagar ni un euro por un posible alquiler sin haber visitado antes el inmueble, ni tampoco aportar nuestros datos financieros.

Si estamos en duda, y algo no nos convence, podemos comprobar si el piso existe realmente o si tiene inquilinos ya alojados. Debemos estudiar cuáles son los precios de los alquileres de la zona y comparar. No suelen producirse gangas en la red, si el precio es muy inferior a los de la zona, debemos desconfiar.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin