Foro sobre el futuro del trabajo

El empleo del futuro pasa por el trabajo híbrido en equipos mixtos

  • La escucha activa a los trabajadores y la formación en liderazgo serán clave para que todo funcione
Madrid

La manera de ver el trabajo ha cambiado. La pandemia causada por la Covid-19 ha generado un impacto enorme en el escenario del trabajo hasta tal punto que, según un estudio de Microsoft, hace tan solo un año el 15% de las empresas contaban con una política de teletrabajo. A día de hoy ese porcentaje en España ha aumentado hasta el 83%.

A medida que el trabajo en remoto o "teletrabajo" se ha ido generando durante la pandemia, se ha ido haciendo cada vez más complicado encontrar ese equilibrio satisfactorio entre vida laboral, personal y la conexión de cada empleado con el resto de la organización. SI bien es cierto que la hibridación del trabajo supuso una mejora en estas áreas, encontrar un equilibrio todavía supone un reto para las empresas en la gestión de sus recursos humanos. Por este motivo, elEconomista y Microsoft han celebrado un foro bajo el título "El Trabajo del Futuro" a través del cual seis ponentes representantes de grandes compañías multinacionales y españolas han puesto sobre la mesa los retos y las soluciones que plantean para el trabajo del futuro. Una mesa moderada por la redactora de elEconomista, Noelia García, en la que se dieron cita la directora de Recursos Humanos España y Portugal de Microsoft, Luisa Izquierdo; la Directora Corporativa de personas de Ilunion, Paola Del Río; el director de Recursos Humanos de Securitas Direct, Álvaro Vázquez; la Responsable de Talento de Santander Universidades y Universia España, Alexandra Hernández López; la directora de Organización y Nuevas Formas de Trabajo de Repsol, Elena Extremera y la responsable de Experiencia de Empleado de Mutua Madrileña, Penélope González Tapia.

Tanto la flexibilidad laboral como la digitalización son dos elementos que ahora mismo están sobre la mesa. La atracción de profesionales tecnológicos también plantea un reto en el trabajo del futuro. De hecho, "el 90% de los trabajos van a exigir competencias digitales", explica la responsable de Talento de Santander Universidades y Universia España, Alexandra Hernández López y actualmente "solo un tercio de los trabajadores tienen formación digital", por tanto estamos ante una problemática de cara al futuro en el que la formación del empleo debe ser crucial para asumir esa demanda de trabajo de aquí a no mucho tiempo, ya que estamos viviendo un cambio muy acelerado en lo laboral.

En este contexto, el entorno de trabajo híbrido se ha consolidado en muchas empresas y conforma un nuevo paradigma que requiere muchos cambios. La cultura corporativa convencional se ha quedado obsoleta frente a una cultura basada en la innovación, en la que la flexibilidad, la colaboración y el bienestar en el entorno de trabajo resultan clave para retener y fidelizar el talento digital.

Es importante, como dice la directora de Recursos Humanos España y Portugal de Microsoft, Luisa Izquierdo, hacer una reflexión sobre la "productividad en entornos híbridos". Estamos en una paradoja en la que "la tecnología tiene que estar en el centro", asegura Izquierdo. A esto se suma la necesidad de retener el talento y sacar todo su potencial: "Tenemos que adaptar la forma de trabajo para sacar todo el talento de los empleados", añade la directora de Organización y Nuevas Formas de Trabajo de Repsol, Elena Extremera.

Luisa Izquierdo (Microsoft): "En el trabajo del futuro la flexibilidad y la tecnología tienen que estar en el centro"

Pero la tecnología no solo va a favorecer a esta nueva hibridación del trabajo. En Ilunion, por ejemplo, el 40% de su plantilla presenta algún tipo de discapacidad y "lo que yo quiero es que la tecnología ayude y acerque el trabajo a personas que presentan más dificultades a la hora de desempeñarlo", recalcó la Directora Corporativa de Personas de Ilunion, Paola del Río.

Por tanto, parece que hablar de trabajo del futuro pone a la tecnología en el centro pero, al final, todos los ponentes están de acuerdo en que "no es suficiente".

El desarrollo de una nueva cultura de empresa es otra de las claves fundamentales en las que todos los ponentes están de acuerdo que hace falta. Por este motivo desde sus empresas ya se han puesto a trabajar para ver cómo se desarrolla esta nueva cultura empresarial. El director de Recursos Humanos de Securitas Direct, Álvaro Vázquez, expuso que desde su compañía apuestan por una "cultura de responsabilidad y autonomía".

Escuchar al talento

En este cambio de cultura empresarial hay un elemento fundamental que resulta imprescindible para que este cambio dentro de la empresa llegue a buen puerto y es el de "escuchar al talento". La Directora Corporativa de Ilunion, Paola del Río lo explica muy bien: "Hay que atender las necesidades que el trabajador más quiere". Porque hoy en día "hay muchas empresas buscando talento", cuenta la responsable de Experiencia de Empleado de Mutua Madrileña, Penélope González, y por tanto dentro de la empresa "tenemos que generar expectativas de crecimiento", dice, y eso plantea un reto importante a las compañías. "Debemos poner al empleado a la altura del cliente" en cuanto a trato se refiere, sentenció González.

Elena Extremera (Repsol): "El proceso de transformación será posible con una buena gestión del talento"

Además hay que ver que las inquietudes de los trabajadores han cambiado y eso lo han notado desde Universia, por ejemplo. "Los jóvenes ya no quieren estar años en el mismo puesto de trabajo, buscan otras modalidades, trabajar por proyectos, por ejemplo, tener movilidad dentro de la empresa o del mercado", asevera Alexandra Hernández López.

Alexandra Hernández López (Santander Universidades/Universia España): "La juventud ya no busca estar en el mismo puesto durante años, tiene más inquietudes"

Y en lo que se refiere al teletrabajo, la sensación que han transmitido estos responsables a la mesa ha ido por la misma línea, y es que la mayoría de los trabajadores apostaban por la hibridación del trabajo, es decir, presencial y en remoto con flexibilidad.

Los presentes destacaron la importancia de escuchar a los trabajadores en este aspecto. En el caso de Microsoft, cuenta Luisa Izquierdo "el 73% de nuestros trabajadores manifestaron que querían este modelo de flexibilidad" pero que se presenta una paradoja de la "hibridación" ya que "el 63% de nuestros trabajadores ha manifestado que echan de menos el contacto físico con sus compañeros".

En definitiva, tras este período de acelerón de los cambios del modelo de trabajo hacia una semipresencialidad, las empresas se esfuerzan por escuchar las inquietudes de sus trabajadores para poder trabajar en ese nuevo modelo de trabajo del futuro en el que la diversidad de modalidades en los equipos de trabajo estará muy presente y para ello tienen que hacer un cambio importante en cuanto a las experiencias. Porque la opción del trabajo híbrido y flexible implica reformar por completo el espacio donde se desarrolla "para que el que no está tenga la misma experiencia que sus compañeros que se encuentran presencialmente en el lugar de trabajo", explica Luisa Izquierdo, directora de Recursos Humanos España y Portugal de Microsoft.

¿Qué quiere decir esto? Pues que los espacios de trabajo tal y como los conocíamos también necesitan una vuelta de tuerca. "Hay tareas que se pueden hacer en remoto, pero hay actividades que se hacen mejor estando con otros", dice Izquierdo. Y en ese sentido la tecnología "tiene que estar en el centro", asevera.

En esa misma línea trabajan en Repsol. La directora de Organización y Nuevas Formas de trabajo de la compañía, Elena Extremera, habla de "reconvertir el espacio físico". La directiva habló de cómo en su compañía están trabajando para rediseñar la oficina "como un espacio para interactuar". Contó que en cuanto las restricciones sanitarias vayan disminuyendo, van a "cambiar la forma de trabajar" por completo en sus espacios físicos para adaptarse al paradigma futuro.

Luisa Izquierdo apoyó las palabras de su compañera de mesa al aseverar que lo que se busca actualmente es "maximizar la experiencia", que "los dos mundos" - dijo refiriéndose al trabajo físico y al remoto- puedan convivir. Explica que esta nueva ventana laboral que se ha abierto necesita "generar dinámicas para que los que no están físicamente vivan la misma experiencia", es decir, que sientan, por ejemplo, que están dentro de la sala de reuniones aunque estén a través de una webcam. Y esa solución pasa, también, como dice Elena Remera, por "simplificar" la organización del trabajo en este modelo híbrido.

Paola del Río (Ilunion): "Quiero que la tecnología ayude y acerque el trabajo a las personas con más dificultades"

Pero para eso hace falta una legislación que lo ampare y la actual, dijo con rotundidad el director de Recursos Humanos de Securitas Direct, Álvaro Vázquez, "no lo simplifica", una afirmación con la que estuvieron de acuerdo las presentes en el coloquio.

La actual legislación dice que se considera teletrabajo o trabajo a distancia cuando, al menos, el 30% de la jornada se realice en esta modalidad dentro de un periodo de referencia de tres meses o el porcentaje equivalente, en función de la duración del contrato.

Álvaro Vázquez (Securitas Direct): "La legislación actual del teletrabajo habla de días y esto va de procesos y de tiempo"

Para el directivo, esta ley elabora un marco "un poco extraño de lo que es teletrabajo y qué no". Vázquez reitera que "estamos discutiendo sobre días y esto no va de días, si no que va de procesos, de tiempo" y cree que el foco está en lo que necesitan las personas y las organizaciones, "lo de menos es cuántos días", recalca. En este sentido es franco y asegura que hay una "desconexión" entre la legislación y las necesidades reales de la empresa y el trabajador.

En sí, para Luisa Izquierdo, estas "rigideces" en empresas más grandes "no nos produce mucha problemática" pero para otras empresas más pequeñas esto "les puede restar competitividad", aseveró. Recalcó que el trabajo en remoto "es un tema de personas" y no tanto de porcentajes. En este sentido contó que en Microsoft "tenemos abierta la oficina para el que quiera ir, es decir, no hay reglas, cumplimos con todas las medidas de seguridad, pero es un tema de personas, se autorregula"

Todos los directivos estuvieron de acuerdo a la hora de hablar de "situaciones" al referirse al trabajo en remoto. Reiteran que hay situaciones en las que se requiere más concentración y la persona necesita irse a su casa a estar sola y concentrarse y otras en las que necesita ir a la oficina porque tiene que ver al equipo. Es decir, flexibilidad.

Nuevos líderes

Pero claro, este tipo de trabajo del futuro plantea una diversidad infinita en las plantillas que hace que la figura del líder de equipo sea clave para que todo esto funcione. Los presentes tienen claro que el liderazgo también ha experimentado un cambio enorme en las dinámicas del trabajo del futuro. "Necesitamos un líder inspiracional, transformador, cercano. El primer foco está en esos mánagers", dice la responsable de Experiencia de empleado de Mutua Madrileña, Penélope González Tapia.

Penélope González Tapia: "Necesitamos líderes inspiradores, transformadores y cercanos. El primer foco está en ellos"

Además, la confianza en el empleado juega otro factor clave en el empleo del futuro ya que la autogestión del tiempo es fundamental y el líder de equipo debe saber gestionar eso desde un punto de vista empático y de escucha atenta, sumado a una actitud asertiva.

Por tanto, el trabajo del futuro pasa por un líder que sepa escuchar y atender las inquietudes de los empleados en un entorno de trabajo diverso e híbrido en el que lo remoto y lo presencial conviven.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments