Politica

Ministerio del Interior, la "cartera caliente" del gobierno de Sagasti

  • En solo 20 días hay tres ministros del Interior
  • Centro de la crisis es el retiro de generales de la Policía Nacional
  • Premier denunció que exministro la intentó grabar con el celular
Ministerio del Interior es el centro de la crisis del gobierno de Sagasti

El presidente peruano Francisco Sagasti quien asumió el cargo hace poco menos de un mes inició su gobierno con una crisis en el Ministerio del Interior que cada vez empieza a crecer.

Sagasti empezó su mandato en circunstancias adversas para cualquier político, para empezar, con la muerte de dos manifestantes durante las marchas contra el expresidente Manuel Merino, quien solo duro una semana en el cargo.

El nuevo presidente que inició con un ánimo reconciliador primero nombró a Ruben Vargas como ministro del Interior, ordenó una investigación en la Policía Nacional, que personal civil pase a administrar esta institución y el retiro de 18 generales.

Si bien anunció que no podría realizar una reforma en el cuerpo policial sí señaló que tomaría medidas para impedir la impunidad por la represión durante las marchas. Hasta ese momento se esperaba que todo siguiera un curso sin contratiempos hasta julio del próximo año.

Sin embargo, las medidas de pasar al retiro a 18 generales de la PNP  se convertido en una crisis en aumento y por lo que hasta ahora hay tres ministros en menos de un mes. 

Rubén Vargas el primer ministro del Interior de Sagasti, estuvo de acuerdo con los cambios en la PNP, pero debió renunciar luego de la presión de varios exaltos mandos que consideraban injusto que varios generales fueran retirados.

El segundo fue Cluber Aliaga, quien acabó renunciando este fin de semana luego de solo 5 días en el cargo en medio de una confusa situación en la que la jefa del Gabinete, Victoria Bermúdez, denunció que Aliaga supuestamente la habría grabado con el teléfono móvil durante una reunión.

El tema de fondo era que Aliaga había declarado que el paso al retiro de los oficiales de la Policía había sido una medida "apresurada" y que el Ministerio del Interior emplearía sus asesores jurídicos para estudiar el tema  para revertir tal situación.

La declaración era un choque frontal con la posición oficial de Sagasti que colocó el tema de los cambios en la Policía desde el principio de su mandato.

Además, tan solo días antes de su renuncia, Aliaga asistió al Congreso y mostró varios videos para demostrar que las marchas del 14 de noviembre fueron violentas y por lo tanto se justificaba la respuesta policial.

Tras su renuncia la primera ministra Violeta Bermúdez, señaló que fue un error designar a Aliaga como ministro del Interior.

"Yo lamento habernos equivocado en la designación del señor Aliaga, pero hemos tratado de rectificar lo más pronto posible, precisamente para no lesionar aún más esta sensación que puede haber al interior de la PNP", señaló Bermúdez.

Todo indica que Sagasti sufre de una falta de cuadros que integren su gabinete y de una investigación más rigurosa para elegir ministros.

Los antecedentes de Aliaga mostraban que tenía una hoja de vida impecable con títulos académicos, sin embargo, el problema fue que se tenía claro en cuál era su posición sobre la Policía, ni si era un posible agente de intereses privados.

José Elice, tercer ministro del Interior

Tras la renuncia de Aliaga, Sagasti nombró a José Elice como ministro del Interior, quien era hasta hace poco el secretario del Despacho Presidencial y ampliamente conocido por haber sido el oficial mayor del Congreso.

El que haya nombrado a alguien tan cercano muestra que Sagasti busca alguien de su entera confianza para poder superar la crisis de la Policía.

Elice asume el cargo en medio de el descontento interno de la Policía por lo que tener control de esta institución será difícil. Otro de sus problemas es que si bien tiene experiencia en el Estado no tiene conocimiento del funcionamiento de un sector como este.

Como bien mencionó el periodista Augusto Alvarez Rodrich, durante el 2020 hubo 7 ministros del Interior, en los últimos 30 días 5 y en los 21 días de Sagasti 3.

Si ya los ministros suelen cambiar muy rápido en los gobiernos peruanos de los últimos años, el centro de la inestabilidad siempre ha sido el Ministerio del Interior y en especial por el desenvolvimiento de agentes policiales.

No es un dato menor, que durante la pandemia aproximadamente 500 policías hayan muerto debido a contagios por covid-19 y a la vez denuncias a los altos mandos policiales por corrupción por el uso indebido de materiales médicos de la Policía.

Por otro lado, la ciudadanía tiene una altar percepción de inseguridad y según cifras del INEI, el 81.1% de peruanos tiene la sensación de que puede ser víctima de la delincuencia.

En medio de todo eso, las voces que piden una reforma policial son cada vez son mayores y sin duda será uno de los temas pendientes del próximo Gobierno el 2021.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin