Politica

Empresaria remodeló la casa de Héctor Becerril como soborno

Héctor Becerril.

Mirtha Gonzales Yep, empresaria investigada por su vinculación con la organización Los temerarios del crimen de Chiclayo, reconoció haber pagado coimas, entre las que figuran el financiamiento de finos acabados para la casa del legislador fujimorista Héctor Becerril, a cambio de ganar la licitación de una obra pública valorizada en 11 millones de soles.

En declaraciones al programa Cuarto Poder, Gonzales Yep, representante de la compañía Constructora CRD filial Perú, refirió que el congresista de Fuerza Popular, por medio de su hermano Wilfredo, solicitó materiales de construcción, para acabados de piso, por más de 74 mil soles para su vivienda en Trujillo.

La empresaria señaló que el 6 de abril del año pasado, Wilfredo la recogió de su domicilio para dirigirse a una tienda Decorcenter, donde se realizó la compra del material que previamente había escogido la esposa del legislador fujimorista.

Gonzales Yep mostró los comprobantes de pago de la adquisición, realizados con tarjeta de crédito, así como el documento que prueba que el porcelanato, cerámicos y demás, fueron entregados en la casa del parlamentario en Trujillo (La Libertad), tal como se comprobó con registros de la Sunarp.

Indicó que luego de cuatro meses y cuando ya los medios de comunicación denunciaban la corrupción en la Municipalidad de Chiclayo , que involucraba los hermanos Becerril, empezaron las presiones para que simulara un contrato entre su empresa de construcción (Casco Construction) y el legislador para tapar la compra materiales.

"Estaba tan nervioso que (Héctor Becerril) quería picar el piso", comentó la empresaria que en la actualidad se encuentra prófuga de la justicia.

La empresaria reconoció que pago coimas por más de 200.000 mil soles para adjudicarse la licitación de una planta de transferencia de residuos sólidos en Chiclayo, pese a lo cual rechazó ser una delincuente y justificó su proceder al sentirse obligada de recurrir a esos métodos como la única forma de ganar el concurso.

Es más, dijo que fueron regidores del municipio chiclayano, quienes la buscaron cuando se declaró desierta por tercera vez la obra pública.

Gonzales Yep reconoció que se reunió en cinco oportunidades con el ahora encarcelado alcalde de Chiclayo, David Cornejo, pero que nunca le entregó dinero al burgomaestre.

El alcalde Cornejo, los regidores Boris Bartra y Luis Cornejo, así como los hermanos Wilfredo (prófugo) y Antonio Becerril, son investigados por integrar la organización Los temerarios de crimen.

El congresista Becerril, a quien lo protege la figura del antejuicio político, no ofreció los descargos ante la denuncia, pese que fue informado por intermedio de sus asesores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0