Sociedad

¿Estrés? Cinco señales de alarma que no puedes pasar por alto

Uno de los síntomas más comunes del estrés es el dolor de mandíbula.|REUTERS

Aunque no lo creamos, el estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia que, bajo determinadas circunstancias en ciertos modos de vida, puede desencadenar problemas graves de salud. Normalmente viene asociado con el dolor de cabeza o los cambios de humor, pero Bruce Rabin, director médico del programa de Vida Saludable del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, destaca otras cinco señales para estar alerta.

Los ocho beneficios de los besos para la salud

"El estrés puede causar cambios hormonales, inmunológicos y musculares que al comienzo pasan desapercibidos", explica Rabin. "La gente generalmente no es consciente de esto hasta que los síntomas se vuelven molestos y perturbadores" agrega el especialista y recomienda no ignorar esas señales. He aquí algunas de ellas.

Cómo cuidar tu salud en el trabajo

1. Encías inflamadas

El estrés afecta a nuestra salud bucal y las encías no se zafan de él. La tensión debilita el sistema inmunológico, esto permite que las bacterias de la boca causen irritación a las encías. Contra ello se recomienda cepillar los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental y un enjuague bucal.

2. Pérdida de memoria

La perdida de memoria está asociada con el estrés crónico. Es un trastorno poco diagnosticado y al que no se le suele dar mucha importancia. El estrés crónico puede desencadenar 'olvidos' de mayor duración. Los expertos recomiendan usar agendas o calendarios para sobrellevar el día a día en el trabajo.

3. Menstruaciones dolorosas

El estrés favorece las menstruaciones dolorosas. Las mujeres que llevan una vida dominada por la tensión tienen el doble de posibilidades de sufrir dolor menstrual agudo. Esto se debe porque las sustancias químicas llamadas prostaglandinas, las que causan contracciones uterinas y calambres, se estimulan cuando están angustiadas.

4. Pesadillas

Dormir poco, la ansiedad y el estrés favorecen las pesadillas. Aunque suelen afectar a los niños y a los mayores, también se producen en los adultos y están relacionados con lo acontecido durante el día. Si la intensidad es muy elevada y la persona se despierta en esta fase del sueño el estado anímico al día siguiente puede verse afectado. 

5. Dolor de mandíbula

Uno de los síntomas más comunes del estrés es el bruxismo. Se trata de apretar o rechinar los dientes durante el sueño, de forma que al levantarte tienes la sensación de haber estado mascando chicle toda la noche. Se recomienda ir al dentista para que te recete un protector bucal. Para relajar la mandíbula, debes abrir con cuidado la boca hasta tensionar los músculos de la mandíbula, pero sin sentir dolor.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin